domingo, 18 de octubre de 2009

Teresa de Ahumada, amor total



Ssssh... ¡Ni una palabra!, me hizo prometer Juan Luis Deza cuando me contó a quién pensaba dedicarle el espacio de poesía este domingo. ¿No apostábamos por el riesgo, los oyentes con criterio, la confianza crítica de la audiencia...? Como el lema que tanto me gusta de la publicidad de una colonia, en las distancias cortas es donde un programa de radio se la juega. Y ahí que nos la hemos jugado con ella, Teresa de Ahumada... o de Jesús, o de Ávila, que por todos esos nombres conocemos a esta mujer imposible de definir con un solo calificativo. Recuerdo que en los libros de literatura de bachillerato nos hablaban de su poesía como la sublimación del amor... a Dios. Yo siempre pensé (y se me cargaron en un examen por ello) que lo de Dios era una excusa, y que en realidad su pasión -ríete del amour fou- era, aunque de otro mundo, más terrenal. Sí, una paradoja. A lo mejor tengo que hacérmelo mirar, pero el poema que ha escogido Juan Luis -Vuestra soy, para vos nací- habría puesto pilongo al mismísimo Marqués de Sade. Claro que a lo mejor vosotros tenéis otra opinión. Cerrad los ojos y escuchad.

Aquí podéis escuchar el espacio de poesía sobre Teresa de Ahumada (MQP, 18/10/2009):

11 comentarios:

JLD dijo...

Hay que joderse lo que hace la religión en algunos.

JLD dijo...

Lo digo por JV,...!!!

Noemí Pastor dijo...

Uyuyuy, Jotauve, que veo que vas por el camino de la perdición y lo siguiente es colecionar estampitas y vidas de santos como una que yo me sé.
La semana que viene, San Juan de la Cruz. Y la siguiente, Sor Juana Inés de la Ídem.

Marieta dijo...

¡Tremendo, ese concepto del amor!
Trescientos años después alguien imploraba a la persona amada que le dejara ser la sombra de su sombra, la sombra de su perro… (Laisse-moi devenir l’ombre de ton ombre… l’ombre de ton chien). Pero ese retrato de la humillación y el servilismo que Brel hacía en “Ne me quitte pas” posiblemente respondiera a su inmensa capacidad dramática y no a su concepción del amor.
En el caso del poema de Teresa, no sé por qué escribía algo tan tremendo. Pero es la descripción del abandono, del rendimiento, un concepto suicida del amor. Menos mal que era Dios el amado porque si llega a ser alguien de carne y hueso la machaca ¡Pobre mujer!
En fin, que mis neuronas y mi poco apego al masoquismo me llevan a ver ese poema como la obra de una mente perturbada por la mala vida y, posiblemente, por las alucinaciones provocadas por el cornezuelo del centeno que esta mujer engullía con el pan enmohecido que la alimentaba.

javi dijo...

Personalmente me importa un bledo, lo que profese el poeta, como si es taliban, el obispo de Zorroza, o Juanito el de Villajodicha del Paramo.
Me importa el poema, y .. ¡¡ de P. M. !!, encima rodeado de ese tono de voz, esa musiquilla, ........ ¡¡¡ estremecedor !!.
Muy bueno si Sr.
Prodríamos hablar del rol de la mujer en aquella época, o puta o monja, el poder de la Iglesia, el terror ..... etc.

Moli dijo...

Anacrónica para hoy, excesiva, manipulada hasta el extremo como todos los santos/as y demás figuras místicas de tantas creencias distintas... y mucho que diría pero prefiero callarme. Sólo me queda una pregunta a la que nos resistimos todos seres sesudos y controladores ¿dónde dejamos el misterio?. Ah, no! que la vida es una ciencia exacta y yo quien la domino ¡faltaba más!...

JV dijo...

Je,je, qué interesante está esto...
JLD.- Si yo te contara sobre mi relación con la religión...

Noemí: Lo mismo que JLD te digo... Estuve a diez minutos del Seminario. Y no cuento más.

Marieta: Muy bien traído lo de Brel. Para muchos amar es depender. Citemos ejemplos menos elevados:
Pero tu amor es como un vicio
Que ya no quiero dejar
Y aunque se que cada día me lastimas
Cada beso es una espina que se clava
Más y más
Miénteme, condéname, encadéname sedúceme
Hazme tuyo hasta que muera de dolor
Miénteme, castígame, enloquéceme
Entrégate al delirio
Que esta noche estás conmigo
Que esta noche es para mi
David Bisbal, ¡toma ya!

Javi: Totalmente de acuerdo. La obra supera al autor. Vargas Llosa no me mola, pero lo que escribe sí. Muchñisimo, además.

Moli: Tú sabes de lo que se habla, me consta. Muxu.

Entzule dijo...

Me quedé sin palabras escuchando el programa y... sigo sin ellas. Creo que me gustó, de todas formas.

sonia dijo...

La mística y la erótica van de la mano y de refilón la repostería.
Recuerdo De pequeña la visita a un convento en Segovia. Movieron un pesado torno de madera y dejaron recordatorios de Santa Teresa, y unas "yemas", (dulce de huevo, azúcar,y clara de huevo) que se llamaban... de Santa Teresa.

Las santas siempre en mi imaginación, eran algo dulce y pringoso en los dedos, algo amable y empalagoso.

El poema del otro día es apasionado, doloroso, punzante y amargo como la vida de un enamorado.
Qué paradoja esa sensación agridulce en mi memoria.

javi dijo...

El misterio Moli, el misterio !!.

Alegre, liberal, dinamizadora, 25 años, mal hablada, termina Filosofía pura en Deusto y de repente ¡¡ me voy de monja de clausura a las carmelitas descalzas de Donamaria en Doneztebe !!.
Hoy tiene 40 años y está en el convento de Puchol ( Valencia ).
¿¿ donde está el misterio Moli ??.
Porque existir creo que existe.

Moli dijo...

No hace falta irse de nada ni a ningún sitio en particular por q es más allí, allá q aquí, ni hacer esto o lo otro en cualquier aspecto de nuestra vida; las apariencias no sirven de nada, no se asegura nada siendo lo q no se es ni estando donde no es el lugar y si lo q buscas es la seguridad o inflarte como un globo cada vez nos alejamos más de descubrir o encontrar...lo q sea. Tiene mucho q ver con lo q esta escrito en el "reverso" de este poema, como en otros tantos. Muxuak.