lunes, 19 de octubre de 2009

Jabier Muguruza y la Dignidad



En estos tiempos en los que Jack el Destripador se dedica a clamar contra la pérdida de los modales en la mesa, fue reconfortante escuchar a Jabier Muguruza reivindicando la Dignidad, aún a pesar del altísimo precio que hay que pagar por mantenerla intacta... o lo menos manoseada que sea posible. Me consta que no era un brindis al sol.

Aquí puedes escuchar la columna de Jabier Muguruza (MQP, 18/10/2009):

17 comentarios:

Moli dijo...

y sigo en el curro, tan dignamente. Y brindo con Javier Muguruza, como sea que la vida venga: al sol, en la sombra o como quiera. Brindo con quienes y con vosotros y vosotras que aunque nos quiten el vino, tenemos la copa... a rebosar.
Como Entzule, estuve pegada a la radio toda la mañana, haciendo miles de cosas a la vez y no se que tuvo el domingo, pero tb como Entzule, me encantó. Eskerrik!

sonia dijo...

Para mí dignidad es: Alfonso Sastre.

Jokin dijo...

Me gustaría que Sastre fuera digno, pero alguien que no ha dicho media palabra contra la violencia de ETA no puede serlo.

sonia dijo...

Sastre no es un hombre de medias palabras así que no puede decirlas, tienes razón; pero no es lo que te guste a ti ,Jokin, ni es lo que tu quieres que sean y piensen los demás como tú quieras que sean y piensen, es lo que es cada uno.

marga dijo...

Yo pienso como Jokin. Sastre ha sido digno en muchas cosas, pero en el temna de ETA no.

Jokin dijo...

Según tu teoría, Sonia, no se puede criticar a nadie. Aznar tampoco dice lo que tú quieres oir, por ejemplo.
Prefieres cerrar los ojos para que no se te caiga un mito.

Entzule dijo...

A mi también me gustaría fuera más claro en algunas cosas. Sigo admirándolo en muchas otras, pero esa me parece fundamental. Y ha tenido miles de oportunidades.

el jukebox dijo...

Pienso que lo de la dignidad es algo que a veces flaquea, a veces se fortalece, un día se agujerea, otro, se recompone, se mancha un rato y más tarde, se adecenta. No siempre por flaquezas, a veces también por descuidos. Los seres humanos, que estamos hechos así. Tenemos días mejores y días peores. Y maltrecha y todo, intentas llevarla contigo.
Tengo serias dudas de que alguien atraviese la vida con la dignidad siempre intacta, cual virgo de María. Igual los héroes de madera o los protagonistas de 'vidas ejemplares' lo consiguen, pero la gente de carne y hueso que está viva, lo dudo. Tampoco sé si esto es bueno o malo, simplemente, es así.

JV dijo...

Me quito el sombrero, amigo Jukebox!

sonia dijo...

Alfonso Sastre, Eva Forest, José Bergamín, Jon Sobrino...son ejemplos de dignidad, pero no la veo ni de cartón piedra, ni artificiosa ni virginal,es el ejemplo de sus vidas, son como decía el poema , seres imprescindibles.
La moral en este país se mide por raseros condenatorios, y así unos son morales y otros no. Unos son ángeles y otros demonios.

Los que deben condenar la violencia son los que la practican: la guardia civil, los militares,y ETA.

Ander H dijo...

¡Menuda barbaridad has escrito, Sonia!

javi dijo...

Ander, ayer la gendarmería ha detenido a una victima del terrorismo, un tal Aitor Eleizaran, la llamada " extrema derecha ", que igual era extrema verdecha, lo mató en Biarritz.

Moli dijo...

Juke hoy me has hecho pensar y disfrutar con lo que dices. Pero sólo creo en una circunstancia en la que se pierde la dignidad: la dignidad está abajo, donde está lo humano y deja de estar donde la solemos poner, en la altura. Así que todo lo que describes, es una preciosa dignidad si miras desde abajo. Somos nosotros los que la hemos confundido con otras muchas cosas y perdido la perspectiva. Y hoy he vuelto a ver rostros de personas que me han enseñado esto,desde abajo, impagable.

Marieta dijo...

Pues, aunque me parece que el toque desmitificador de Juke es muy acertado, pienso que con la facilidad con que hoy se justifica cualquier cosa según la conveniencia del momento, no está de más hablar de dignidad, o de coherencia si lo preferís.
Me gusta eso que dice Jukebox: aun maltrecha, está bien que intentemos llevarla siempre encima.

Anónimo dijo...

Jukebox, siguiendo tu razonamiento si todo el mundo es igual, Ellacuría y un obispo proxeneta son igual de dignos?

Anónimo dijo...

Quería decir pederasta.

el jukebox dijo...

Sonia: "La moral en este país se mide por raseros condenatorios, y así unos son morales y otros no. Unos son ángeles y otros demonios". Puede que así sea. No es mi caso.
Moli: estoy de acuerdo contigo. Será muy fácil hablar de dignidad y hasta de solidaridad y demás cosas de ese tipo para quien no la ve amenazada a diario porque lo tiene todo resuelto. Entre unos y otros, tampoco me olvidaría de las dignidades pequeñas, diríamos de 'clase media', amenazadas por esas pequeñas insidias y emboscadas cotidianas que no dan como para grandes heroicidades, ni para un relato épico, ni como para sacarla luego en procesión. Me refiero a esos momentos en los que salvar mal que bien eso que estamos llamando dignidad produce al final más un cierto alivio que una gran satisfacción u orgullo.
Marieta: sí, lo que planteas -y contigo, Anónimo- es cierto. Cuando escribí lo que escribí ya sabía que corría el riesgo de que se me achara la versión laica de eso que Ratzinger llama 'relativismo moral'. Pues vale, asumo que si se quiere, se puede leer así.
Anónimo: no, no es lo mismo. De todas formas, me resulta incómodo andar diciendo quién es digno y quién no es digno, que bastante tenemos cada uno con lo nuestro. Como cantaba Silvio: "¿Hasta dónde debemos practicar las verdades? ¿Hasta dónde sabemos?"

Y un saludo